El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, reiteró que no está en los planes del gobierno modificar el calendario escolar, por lo que las dos semanas de vacaciones de invierno siguen vigentes y el objetivo es respetar también las del próximo verano.

En diálogo con FM Circus, Trotta aseguró que “nos gustaría pensar el regreso de las clases en agosto, pero no sabemos. Hay que analizar la curva de contagio de estas semanas después de la apertura algunos sectores de trabajo, cómo les va a los países europeos donde regresaron a clases. Tenemos que escuchar día a día al comité de expertos y partir de eso tomar las mejores decisiones priorizando la salud de nuestra comunidad educativa”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de continuar las clases durante enero y febrero, el ministro de Educación nacional lo descartó de plano.

“Sería contradictorio reconocer el enorme esfuerzo de los maestros, alumnos y las familias y suprimir las vacaciones de verano”. Además, advirtió que las provincias con enorme caudal de turismo, como Misiones, “necesitarán las vacaciones para iniciar la recuperación económica”.

Por las mismas razones, descartó suprimir el receso de invierno. “Las vacaciones de invierno no se modificarán, además necesitaremos un corte para producir un descanso de toda la comunidad educativa en un momento de tanta angustia como este”, señaló.

Trotta anticipó la posibilidad de aplicar un sistema dual, “no vamos a volver todos juntos al mismo tiempo, para sostener el distanciamiento los alumnos volverán a clases por mitades, siempre según la realidad edilicia de cada escuela. Un lunes irá la mitad de los estudiantes de un curso, el martes la otra mitad, mientras que los del lunes se llevan actividades para hacer en el hogar; el miércoles revisarán lo que hicieron en el hogar y se sigue con el plan de trabajo y así sucesivamente. Vamos a tener que imaginar estos caminos hasta que se logre una vacuna que resuelva la problemática del COVID-19”.

“El año escolar no se perderá, pero tenemos que ser realistas pues estamos en un año absolutamente excepcional y eso nos lleva a pensar nuevos caminos y alternativas”, dijo Trotta.

Aseguró que no perder el año escolar “implicará muchos de desafíos de reorganización, de intensificación de los objetivos pedagógicos para este 2020 y la articulación con el 2021” e incluso el funcionario nacional indicó que, de ser necesario, se articulará también con el ciclo lectivo de 2022”, según publicó Primera Edición.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate