La final de la Copa Libertadores tiene lugar y fecha. Ayer la Conmebol decidió que el partido entre River y Flamengo se disputara en Lima, Perú el próximo 23 de noviembre. Lo cierto es que a poco más de dos semanas, conseguir un vuelo a la capital incaica es una verdadera odisea y los precios, a sólo horas de conocerse la sede, arrancan en los $100.000.

Mientras, los agentes de viaje hacen malabares para intentar modificar vuelos y se quejan porque la incertidumbre generó “un párate total en las ventas de paquetes”.

En un principio la sede sería Santiago de Chile, por lo que muchos fanáticos, antes de que River pasara a la final ya habían comprado sus tickets y hasta las entradas para el encuentro. “Hubo muchos llamados al call center de Avantrip. De hecho al viernes de la semana pasada estaba totalmente cortada la venta a Santiago de Chile” explicaron desde la agencia Avantrip. “Hubo devoluciones hasta el domingo. A medida que los que querían devolver llamaban, se les avisaba que podían tener un reintegro de su dinero o posponer la fecha si era posible. La mayoría pidió devolución”, agregó la fuente.

El mayor gasto que deben afrontar los hinchas de River será el avión, que hoy, no se consigue por menos de $100.000. A eso se le suma en promedio unos $10.000 de hotel por noche y las entradas, las más económicas, se comercializan a U$S80, es decir poco más de $5.000, aunque eso es para aquellos que pudieron adquirirlas ni bien salieron a la venta, porque ya están agotadas. Es decir que quien quiera pasar el fin de semana en Lima para ver el encuentro entre Flamengo y River deberá gastar por lo menos $125.000.

Claro que los que ya contaban con sus vuelos a Santiago de Chile deberán también afrontar los gastos de devolución o cambio en el pasaje. Lo bueno es que para aquellos previsores que compraron el ticket con anticipación para la final en Chile podrán cambiarlo en las próximas 72 horas para la nueva sede. "Se les remitirá un nuevo código que les otorgará derecho de preferencia de compra por el plazo de 72 horas", expresó la entidad.

“Hemos tenido mucho movimiento la semana del 22 de octubre, después de la semifinal. Principalmente en la venta de vuelos. Luego la demanda se fue tranquilizando, principalmente por la indecisión de dónde se jugará”, explicó Thomas devescovi, Product Manager de Atrápalo. Pero hoy esa demanda que estaba en stand by se reactivó e hizo que en sólo horas los precios de los pasajes se dispararan triplicando su precio y generando verdaderos dolores de cabeza para los agentes de viajes.

Fuente: Ámbito

Comentá y expresate