Una serpiente de la especie Curiyú o "Anaconda Amarilla" de grandes dimensiones, irrumpió en la playa del balneario municipal de Piedras Blancas, en el departamento La Paz, el último fin de semana.

La repentina aparición del ofidio de tres metros de longitud a orillas del Paraná generó gritos y alboroto entre los bañistas, hasta que un bañero del lugar tomó a la serpiente de la cola y la retiró de la playa.

Afortunadamente, más allá del susto, el animal, que no es venenoso, fue devuelto a su hábitat en la reserva natural protegida El Brete, informaron a La Sexta.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate