Dos videos fueron la clave para dejar al descubierto un caso de gatillo fácil que conmueve a Santa Fe y a todos los vecinos del barrio Guadalupe Oeste.

Las imágenes muestran cómo un policía mató de un tiro por la espalda a un adolescente de 17 añosque había intentado robarle a una abuela. El chico había desistido del asalto y escapó corriendo. Cuando llegó a la esquina y cayó desplomado.

Embed

Un policía, identificado como Francisco Aldo Olivares y que prestaba servicios en la Unidad Regional V de Rafaela, está preso, acusado del homicidio de Lautaro Saucedo (17). En las imágenes se ve cómo consulta a la mujer asaltada mientras saca el arma. Luego, dispara desde más de 20 metros.

"No fue mi intención, estoy muy apenado de lo que pasó. Quise proceder como personal policial, estoy profundamente mal por lo ocurrido, no era lo que yo quería. A los familiares les pido perdón, es algo irreparable”, dijo el acusado antes de quedar preso, según publica el portal Aire Digital.

Todo ocurrió la mañana del 29 de octubre, sobre la calle Risso al 2000 del barrio santafesino conocido como Guadalupe Oeste. Una mujer caminaba por la vereda. A sus espaldas, Lautaro, encapuchado, venían corriéndola. Cuando la alcanzó, le quiso arrebatar la bolsa.

Todo ocurrió en una cuadra donde dos cámaras de seguridad privada completaron los blancos de la investigación.

La mujer se resistió al robo hasta que el chico desistió y comenzó la retirada. Ella no lo dejó ir. Lo llamó, abrió la bolsa, le dio algo y se girópara seguir camino. El policía venía de frente a ella. Intercambiaron unas palabras mientras Lautaro corría, luego disparó. La bala dio de lleno en la espalda del chico.

El policía está detenido con prisión preventiva, acusado del delito de homicidio triplemente calificado por haber sido cometido por un arma de fuego, por alevosíay por abuso de su condición de policía.

Para los fiscales del caso, Ezequiel Hernández y Martín Torres, el acusado disparó por la espalda sin dar una voz de alerta. “Actuó sobre seguro y a traición”, argumentaron los fiscales ante la Sala I de los tribunales de santafesino.

El papá de Lautaro, Walter, no justificó el accionar de su hijo ni del policía. “No le guardo rencor, no le deseo el mal", dijo sobre Olivares en diálogo con Aire de Santa Fe antes de contar que estaba por la zona aquel 29 de octubre en que murió su hijo.

Se acercó al lugar y pudo contener al chico mientras agonizaba. “Pa, perdoname”, reveló que le dijo su hijo, publicó Clarín.

Comentá y expresate