El Gobierno municipal de Jesús María, en Córdoba, decidió destruir 154 escapes de motos que fueron secuestradas en la vía pública por ruidos molestos.

El lunes, la Guardia Urbana Municipal (GUM), concretó la destrucción de los escapes. Éstos fueron puestos sobre la calle y un rolo compactador los pasó por encima varias veces hasta destruirlos.

Los escapes son los adulterados que algunos motociclistas utilizan para “forzar explosiones”, lo que produce ruidos molestos a los vecinos.

Mirá el video:

Embed

Comentá y expresate