El video es fantástico y las imágenes hablan por sí solas. El hecho ocurrió días atrás en un cuartel de bomberos en Croacia. Esa noche jugaban la selección de aquel país ante Rusia por un lugar en las semifinales del Mundial.

De repente, cuando se acercaban los penales más emotivos de la definición, sonó la alarma: en pocos segundos los bomberos que estaban asignados para la próxima misión salieron “volando” de sus sillas, se cambiaron y fueron a cumplir con su deber.

Finalmente, se observa a los que debían quedarse en el cuartel viendo el último penal de la serie y fundiéndose en un abrazo. Porque el fútbol siempre será para muchos lo más importante entre las cosas que no son importantes.

Embed

Fuente: La Voz del Interior.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate