El partido estaba 3-0, Boca con uno más y seguía atacando. Buffarini fue para adelante y, sobre la derecha, tiró un centro de rabona, rechazado. La pelota le volvió, hubo un choque, falta pero siguió, y después lo fueron a buscar. Y ahí fueron los rivales a recriminarle, como si hubiese sido un gaste. El lateral se defendió, pero el árbitro lo terminó amonestando, juzgando que había generado este tumulto siguiendo la jugada.

Embed

En ese tumulto se metieron varios. Incluso Blandi le gritó bastante, como Salazar. Después el juego siguió y hubo una falta fuerte de Rojas a Buffarini, por la que fue amonestado. Al toque terminó el partido y Coloccini lo fue a buscar, recriminándole la rabona.

Embed

La gente de San Lorenzo ya estaba enojada con el rubio porque se fue a Boca en su momento en vez de volver al Ciclón. Y ahora se cruzó feo con los jugadores.

san lorenzo boca.jpg

Fuente: Olé

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate