La pronunciada bajante del embalse de Salto Grande desnuda lo que hay debajo de las aguas junto a las habituales costas de las playas argentinas, ubicadas en el perilago que administra la Corporación para el Desarrollo de Salto Grande (CODESAL).

Embed

Metros y metros de arena, algo de piedra y decenas de tocones de los añejos eucaliptos que, otrora, cubrían esos campos hasta que fueron llenados cuando la represa fue una realidad. Muchos aprovecharon ese exótico paisaje para recorrer a pie lo que, frecuentemente, surcan nadando o a bordo de alguna embarcación.

30,70 llegó a descender el embalse, a las 12 del viernes 25 de agosto, en lo que fue el registro más bajo del lago de Salto Grande en lo que va del octavo mes del año. 34,35 era su medida el 1 de agosto, según el registro del puerto de Salto Grande que ofrece la Prefectura Naval Argentina en su página web.

En un reciente comunicado, la delegación argentina ante la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande explicó por qué ocurre la bajante: bajos caudales ingresantes al embalse; bajas temperaturas que generan una elevada demanda de energía por parte de los sistemas interconectados nacionales y la salida no programada de la Central Nuclear Atucha II.

Embed

Fuente: El Entre Ríos

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.37% Si, estoy de acuerdo
47.63% No estoy de acuerdo
Total 6882 votos

Las Más Leídas