Esta semana, los socios del club Regatas de Santa Fe se vieron sorprendidos por la presencia de una serpiente de gran tamaño cuyas imágenes se hicieron virales. Se trata de una curiyú o anaconda amarilla.

La serpiente fue hallada escondida entre mesas y sillas apiladas en la zona más cercana a la Laguna Setúbal, en la capital santafesina el jueves pasado.

Se trataba de una curiyú de más de dos metros, una especie no venenosa conocida también como "anaconda amarilla" ya que su color es amarillo pardo con pintas y rosetas negras, publicó LT10.

Al lugar asistió personal del Centro de Operaciones y Brigada de Emergencias Municipal -Cobem- que logró rescatar al animal. La serpiente fue trasladada a la estación zoológica experimental "Granja La Esmeralda".

Mirá cómo la capturaron:

Embed

La Eunectes Notaeus es una especie de anaconda, de la familia Boidae, nativa del centro de Sudamérica, que no inyecta veneno sino que mata para alimentarse por constricción.

Si bien en muchos sectores es más conocida como "anaconda amarilla", en nuestra región se la suele identificar con el mote de "Curiyú".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate