Se trata del dueño del lavadero que le dio empleo a Sebastián Wagner, violador y femicida de la joven oriunda de Concepción del Uruguay que recibió prisión perpetua el 17 de octubre de 2017.

Ese mismo día, Pavón fue encontrado culpable del delito de encubrimiento agravado, ya que el Tribunal comprobó que había ayudado a Wagner a ocultar el crimen y escapar. Por este hecho, debía cumplir 5 años de prisión efectiva.

Sin embargo, tanto la Querella como la Fiscalía y los padres de Micaela, habían mostrado su disconformidad con la decisión del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, integrado por María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo, debido a que entendían que Pavón había participado del crimen.

ESTO DECÍAN LOS PADRES DE MICAELA

Embed

"Lo que se resolvió con la situación de Wagner era lo que esperábamos. No así lo que esperábamos de Pavón. Hay algunas cosas en la argumentación del Tribunal que a mí no me quedan claras", había dicho al Nueve el papá de Micaela, Néstor "Yuyo" García.

En la misma dirección, Andrea Lescano, mamá de la joven, expresó: "No estamos conformes, no nos vamos bien. Parcialmente sí, pero no es lo que esperábamos".

El caso

Micaela fue vista por última vez el 1° de abril de 2017, cuando salía de un local bailable de Gualeguay. Tras su desaparición se inició una amplia búsqueda que tuvo repercusión nacional y mantuvo en vilo al país.

Su cuerpo fue hallado siete días después en Campo Seis Robles, una zona rural de la ciudad. El hallazgo se produjo luego de la detención de Wagner, un violador condenado a 9 años prisión que gozaba de salidas laborales y que se había fugado luego de ser sindicado como sospechoso.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate