Una situación que combinó dramatismo y luego emoción se vivió esta tarde en el circuito costero próximo al Torreón del Monje, donde pescadores divisaron a un nadador que pedía ayuda entre las olas, en un sector alejado de la playa y con riesgo de golpes contra las piedras.

El rescate, que tuvo un desenlace feliz y sin víctimas que lamentar, se improvisó poco después de las 17 en un área rocosa del frente marítimo que se extiende al norte del espigón de Playa Varese. Es una franja que los amantes de la pesca disfrutan cuando el océano da tregua con sus pleamares.

Algunos de quienes estaban allí a la espera de lograr una buena pieza pudieron percibir que una persona, que nadaba con apoyo de un salvavidas plástico tipo "torpedo", reclamaba ayuda y sufría el vaivén entre el oleaje.

Embed

Pronto se agruparon sobre el filo de las piedras, lugar siempre riesgoso donde allí se genera un musgo que hace muy difícil mantener la estabilidad. Pero a partir de un esfuerzo común consiguieron llegar hasta el nivel del agua y tender una mano a la víctima.

Al operativo se sumaron dos policías afectados al recorrido de la zona en sus bicicletas. Dejaron el vehículo y terminaron casi en el agua, como primer eslabón de una cadena que apuntó a concretar el rescate.

Testigos del episodio vivieron con preocupación el momento que se vivía y celebraron con un cerrado aplauso cuando pudieron ver que el nadador pudo hacer pie sobre las piedras y los rescatistas trepaban por las rocas para alejarse del mar, ya con la misión cumplida.

Según se pudo conocer, uno de los policías sufrió algunas lesiones en el brazo, producto del deslizamiento contra esas superficies duras y el esfuerzo por levantar al nadador hacia suelo firme.

Comentá y expresate