Una increíble escena conmueve a todos en las redes sociales. Es que toda una escuela se trasladó al Hospital Baptist East en Memphis, en Estados Unidos, para celebrar ahí la graduación de un joven y cumplirle el sueño a su madre, quien está internada en el establecimiento.

Stephanie Northcott sufre el Síndrome de Lynch, una enfermedad rara que aumenta el riesgo de padecer varios tipos de cáncer. Hace tres años, los médicos la dieron diez meses de vida.

Embed

Según publicó CBS, el único miedo de la mujer era no poder ver a su hijo graduarse. Pero en un gran gesto, toda la clase del joven se trasladó hasta el hospital y Stephanie pudo presenciar toda la celebración desde su cama. El momento fue compartido en Facebook y se volvió viral.

Fuente: Telefé Noticias

Comentá y expresate