Otitis externa y media, faringitis y faringoamigdalitis son las consultas más comunes durante esta época. La temporada de pileta y los cambios bruscos de temperatura hacen que estos problemas de salud aumenten.

A partir de estos diagnósticos, el Ministerio de Salud recomienda "acudir a hospitales y centros de salud ante cualquier malestar". Dichos inconvenientes son frecuentes en función de que muchos niños asisten a colonias de vacaciones, así como piletas o visitan ríos o arroyos. Además, existen otras problemáticas comunes como el sangrado nasal o la introducción de cuerpos extraños que se ven a lo largo del año.

En este sentido, el jefe de servicio de Otorrinolaringología del hospital Materno Infantil San Roque, Carlos Albornoz, indicó: “En todo lo que es el conducto auditivo externo queda agua con restos de cera. El chico pasa mucho tiempo en el agua y al quedar todo húmedo, se puede dar una infección”. Respecto de las faringitis, según comentó el especialista, esto sucede porque el organismo no alcanza a compensar los cambios bruscos de temperaturas.

En esta línea, quienes padezcan alguna de estas cuatros patologías pueden tener síntomas como dolor de cabeza, fiebre, dolor de oído y en algunos casos supuración. Para prevenirlas, Albornoz recomienda: “Cuando termina el día de pileta hay que secar el oído. A veces queda una burbuja de aire cuando el chico mete y saca la cabeza del agua. Un método muy fácil es colocar una o dos gotas de alcohol, esto seca las paredes y rompe esa burbuja”. Asimismo es importante fijarse si el agua donde uno se baña no está contaminada porque esto también puede causar problemas.

Comentá y expresate