La ventilación cruzada, oxigenación y claraboyas son las tres medidas clave que deben utilizar el transportes urbano de pasajeros, y las unidades no pueden superar el 80 por ciento de su capacidad para transportar. Los controles deben ser ejecutados por las autoridades locales.

Así se informó desde la Secretaría de Transporte, dependiente del Ministerio de Planeamiento, en relación a las medidas que deben adoptar las empresas prestadoras de los diferentes servicios en Entre Ríos.

A raíz de la suba de casos COVID-19 y del Decreto de Necesidad y Urgencia N°241 publicado por el Poder Ejecutivo Nacional este jueves, el gobierno entrerriano definió una serie de medidas. Se bien el transporte público de pasajeros seguirá funcionando de acuerdo a los protocolos vigentes ya establecidos, es dable destacar cuales son las medidas de seguridad sanitarias para poder tener un viaje seguro por parte de los pasajeros y los propios choferes.

“Debemos seguir un camino de responsabilidad en materia de auto cuidado por parte de las personas, pero a la vez las empresas de transporte deben acompañar con medidas que ayuden a morigerar el impacto de la segunda ola”, aseveró el ministro de Planeamiento Marcelo Richard, luego de mantener un encuentro con el secretario de transporte de la provincia Néstor Landra para abordar la temática.

Hay tres elementos fundamentales que deben utilizar las empresas prestadoras de los diferentes servicios de transporte en Entre Ríos: ventilación cruzada, oxigenación y claraboyas. “Hay otro dato muy importante, que rige y no debe ser olvidado: Las unidades no pueden superar el 80 por ciento de su capacidad para transportar”, señaló Landra. “Para que todo esto se pueda cumplimentar es indispensable que los controles sean ejecutados por las autoridades locales donde se prestan los servicios”, agregó el titular de la cartera.

Por tal motivo, se dialogó también con el presidente de la Asociación Empresaria del Transporte Automotor (AETA) Leonardo Herlein, quién se comprometió a llevar adelante el cumplimiento estricto de lo estipulado en las normas. “Sabemos que para funcionar y que los casos no se disparen debemos seguir al pie de la letra las recomendaciones. Estamos para colaborar y necesitamos trabajar. El diálogo entre las partes es el mejor camino”, destacó el empresario.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate