Tras casi 50 días fuera de la función pública por problemas de salud, Sergio Varisco volvió a la capital entrerriana y resumió como intendente de Paraná. El jefe comunal permanecerá en una quinta de su familia, que a la vez será la oficina desde la cual desarrolle su labor política y de gestión.

Cabe recordar que Varisco fue internado la noche del 23 de diciembre y desde entonces se encontraba de licencia en su cargo, aunque en términos formales la mayor parte de ese tiempo coincidió con el receso municipal.

El intendente primero fue internado en el Sanatorio la Entrerriana de Paraná, para ser luego trasladado a la Fundación Favaloro en Buenos Aires, donde fue operado. Esta semana retornó a la ciudad y el viernes se produjo su regreso formal a la función.

Según pudo saber AHORA, en su primer día Varisco fijó residencia en una quinta propiedad de su familia y no en su domicilio del centro de la ciudad. Desde allí, aclararon, desarrollará su tarea en los próximos días, y no desde el Palacio Municipal. Luego se desplazó junto a su hija y parte de su equipo a la obra del Anfiteatro Municipal, para supervisar el avance de los trabajos.

Desde su entorno adelantaron que el intendente volverá a mostrarse la próxima semana en actividades de gestión.

Cabe recordar que, paralelamente al retorno de Varisco a la ciudad, este jueves se conoció el pedido de elevación a juicio en la causa que lo tiene imputado como presunto financiador de actividades ligadas al narcotráfico. En ese marco, sus abogados tienen diez días para dar una respuesta y pueden pedir una prórroga. Según adelantó el letrado Miguel Ángel Cullen, insistirán en el pedido de sobreseimiento del intendente.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate