Muchos de sus compañeros siempre dijeron que lo que hacía Diego Maradona dentro de la cancha era la mitad de lo que hacía en los entrenamientos. En las entradas en calor, el "Diez" solía brindar un show aparte y dar una muestra de aquello que muchas veces no se veía en un partido.

Eso sucedió el 19 de abril de 1989, día en que el Napoli enfrentaba al Bayern Múnich en Alemania, por la vuelta de las semifinales de la Copa UEFA 1988/89. En el Estadio Olímpico de Múnich sonaba la canción Life is life, de la banda austríaca Opus, y el "Diez" protagonizó el calentamiento previo a un partido más famoso de la historia.

maradona.jpg

La grabación muestra al exjugador haciendo jueguitos solo, sin la compañía de ninguno de sus compañeros. En las tribunas, todos los aficionados que habían llegado temprano para el encuentro de ese día pudieron disfrutar de un espectáculo extra, que actualmente es una "joyita" para el fútbol mundial.

Embed

Comentá y expresate