Con 37 semanas de gestación, la niña de 10 años abusada sexualmente dio a luz ayer a un varón en el Hospital Materno Neonatal (HMN) de Posadas, Misiones. El bebé pesó 2,800 kilogramos y se encuentra internado en el sector de Neonatología del centro asistencial ubicado en el Parque de la Salud. La nena también está en internación recuperándose de la cirugía, dado que el alumbramiento fue por cesárea.

En noviembre, la noticia del embarazo de una nena de 10 años volvió a poner en el tapete una problemática vigente: el abuso sexual infantil.

Luego de que la niña presentara dolores abdominales y fuera derivada al hospital, se develó que había sido abusada sexualmente por su hermanastro de 15 años, según el relato de la propia víctima.

Las autoridades del nosocomio realizaron la denuncia policial correspondiente, pues el Código Penal establece que toda adolescente menor de 13 años embarazada es víctima de violencia, ya que el consentimiento sexual no es válido en esta edad. La instancia judicial a la vez dio lugar a la intervención multidisciplinaria.

Desde que salió a la luz el caso, hace casi tres meses, la nena estuvo acompañada de su madre mientras que su abusador fue alejado de la vivienda familiar, donde residían. Al ser menor de edad le cabe la figura de inimputabilidad.

Cuando se trata de embarazo adolescente no deseado (en este caso tipificado como temprano), además de notificar a las autoridades judiciales pertinentes, desde el campo medicinal se debe seguir un protocolo estricto mediante el cual la paciente ingresa en un circuito de tratamiento específico debido al riesgo que representa.

El embarazo adolescente temprano (menores de 15 años) es parte de una realidad en la provincia que resulta complejo revertir. En 2018, nacieron 198 bebés de chicas que no superan los 14 años. Esa cifra se mantiene invariable pese al paso del tiempo y las campañas contra el abuso.

Intervención

Uno de los organismos intervinientes en este caso fue el Ministerio de Desarrollo Social a través de la Dirección de Infancia. Como primera medida se le brindó contención a la nena, que ya cursaba su séptimo mes de embarazo y era complejo avanzar en la interrupción legal del embarazo (ILE), contemplada en la Guía de Atención Integral de Niñas y Adolescentes embarazadas menores de 15 años.

En los próximos días se conocerá cómo sigue la causa, es decir, con quién quedará el recién nacido y si la niña abusada por su hermanastro seguirá junto a su madre. Es que a mediados de noviembre, luego de los controles de rigor, la paciente recibió el alta médica y fue derivada a un hogar convivencial, se supone que disposición judicial mediante.

Pero en menos de 24 horas, volvió a ser internada en el Hospital Materno Neonatal, desanimada, triste y pidiendo por la presencia de su madre. Desde ese momento está internada en el HMN, publicó El Territorio.

Comentá y expresate