Una mujer de 34 años, madre de cinco hijos, está luchando por su vida desde anoche, cuando se internó en el Hospital Lagomaggiore de Mendoza luego de someterse a un aborto clandestino.

Según datos publicados por Canal 9 de Mendoza, la mujer llegó al nosocomio y no quiso decir lo que le pasaba por temor a las consecuencias de practicarse un aborto clandestino, actualmente penado por la ley.

Sin embargo, los médicos del servicio de emergencia detectaron cuál era el cuadro y lograron estabilizarla y debió ser sometida a una operación en la que le extirparon el útero y los ovarios. Además, sufrió un paro cardiorrespiratorio y está en terapia intensiva.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate