A poco de confirmarse el traspaso de Mauro Zárate de Vélez a Boca, el miércoles hubo una amenaza de bomba en el colegio Cardenal Pironio de Nordelta, donde acuden Mía, de seis años, y Roco, quien en septiembre cumplirá tres, fruto de su amor con Natalie Weber.

“Toda la familia está amenazada”, confesó la modelo. “Dicen que van a matar a mis hijos”, reveló sobre el calvario que viven por la decisión deportiva de Zárate.

Weber indicó que ya hizo la denuncia a las autoridades y están con custodia policial: “Estoy haciendo captura de pantalla de los mensajes y amenazas, y se las estoy enviando al Ministerio de Seguridad”.

Comentá y expresate