viernes 27 de enero de 2023
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Una mirada desde la alcantarilla

En favor de los talleres

Campamento de escritura Nos/Otros en el texto

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Durante mucho tiempo percibí la escritura como un acto íntimo, introspectivo y solitario. Una especie de monólogo interior entre los pensamientos y las formas que adquirían las ideas al pasar por el tamiz del lenguaje. Hay una metamorfosis incuestionable y hay un óxido también que va trabando la intención con la oración final que debería deslizarse. Los talleres de escritura destraban esos coágulos, los disuelven, ayudan a que si hay várices en el texto, sean de una forma que atraiga como la de una seda tejida por la araña. Quienes escriben en talleres van formando archipiélagos que se encadenan en un territorio más grande que no pierde su autonomía. Es una conquista de la independencia.

Leer en voz alta, asumir el tono del escrito, compartir la desnudez a la que nos expone la escritura es un ejercicio que nos corre los velos. Hay una cara nuestra pudorosa que se lustra a medida que pierde el narcisismo. No leemos para que nos digan qué lindo, lo hacemos para encontrar una reacción honesta y ahí están lxs otrxs que refuerzan las partes nobles y que nos aconsejan podar las malezas que crecen en el texto.

“Yo quería decir eso mismo pero no me salía cómo”. La potencia de la forma.

“Y de esa costa me queda sobre todo la abundancia del cielo” así empieza El entenado de Juan José Saer. ¿Cómo negarse a la belleza? Pienso en la belleza entendida como una revelación, algo que no sabía que se podía hacer. Umami es un término japonés que indica una experiencia en el paladar. Un gusto que no sabemos cómo llamar entonces es Umami. Eso nos pasa cuando escuchamos o leemos una combinación de palabras conocidas que así reunidas son el asombro, el deslumbramiento, el brillo. La poesía está en estado de pregunta y creo que por eso no la soltamos fácil, si en su terciopelo al acariciarlo al revés aparece el discurso que responde, el periodismo que nos dice qué-quién-cómo-cuándo. La literatura nos deja con más incertidumbres y eso es un imán para el cuerpo.

Un poema no cambia nada.

Éste no es un poema político

La poesía no tiene resultados

Dicen tres versos de un largo poema de Brenda Hillman que se llama Economía en Washington.

Este verano desde Nos/Otros en el texto se abre la convocatoria para participar de Campamento de escritura, un taller quincenal de exploraciones literarias para encontrar la propia escritura. Desde muchos espacios hay propuestas, a esta la pensamos como un lugar con herramientas para que quien se acerque al fogón, tome lo que puede servirle para avivar el fuego y sostenerlo.

Cuando escuchamos a quienes leen, a otros que sobre un mismo disparador llegaron a un texto escalando o nadando o quedándose a dormir en la carpa leyendo las sombras de las ramas, entendemos que no hay un modo de escribir. Que lo distinto puede tensionarnos y que esa incomodidad es también un cuete en el bolsillo que puede encender nuestra chispa. Escribo como reacción para defender una postura opuesta. Lo que no me gusta puede servirme, no desagradarme y cerrar mis branquias. No, nado en tu agua para hacerla mi cauce.

Nos/Otros es una invitación a reconocer en la otredad los matices que nos habitan. Dónde hacemos eco, dónde gritamos contra el muro, donde silenciamos las neurosis.

Hay una ruta y obreros con chalecos fluorescentes. Entrar a la escritura es que te presten el flúor para abrirte el camino en la oscuridad. Alumbrar tus zonas sin apagar tu propia voz.

Para seguir a Belén Zavallo en redes sociales:

Instagram: @belenzavallo

Facebook: Belén Zavallo

Twitter: @MBelenzavallo

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar