jueves 29 de febrero de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Una mirada desde la alcantarilla

Anotaciones floridas

Lluvia de pétalos rosa

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Lluvia rosa

*

Hay gente que piensa en colores, sienten la emoción, le ponen tonos a la memoria, un pantone para el presente, otro a lo que proyecta. Imagino un arcoiris a disposición del pulso en las cosas, en los nombres, en los sitios.

*

El domingo llovió y aunque parecía que el gris predominaría las escenas, había lapachos llovidos sobre la tierra, no los árboles tumbados, había flores rosadas por las cunetas, sobre los autos, encima de las casas, lluvia rosa en un día oscuro. Lapachos y palos borrachos, la lluvia de pétalos rosa.

*

Sinestesia me dice Cari, y me nombra el poema de Rimbaud. Si la pienso en tonos es dorada, los girasoles de Van Gog, los trigales meciéndose sobre el viento como otro mar.

*

A negra, E blanca, I roja, U verde, O azul: vocales,

diré algún día vuestros latentes nacimientos.

Negra A, jubón velludo de moscones hambrientos

que zumban en las crueles hediondeces letales.

E, candor de neblinas, de tiendas, de reales

lanzas de glaciar fiero y de estremecimientos

de umbrelas; I, las púrpuras, los esputos sangrientos,

las risas de los labios furiosos y sensuales.

U, temblores divinos del mar inmenso y verde.

Paz de las heces. Paz con que la alquimia muerde

la sabia frente y deja más arrugas que enojos.

O, supremo clarín de estridores profundos,

silencios perturbados por ángeles y mundos.

¡Oh, la Omega, reflejo violeta de sus ojos!

*

Con Francisca caminamos por el Parque Urquiza, ella insiste en correr, yo en caminar de la mano. En un punto coincidimos, las dos nos detenemos a juntar flores caídas, las sostenemos como si fuesen pichones de aves hambrientas, nos las ofrendamos o buscamos la sien para adornarnos los pensamientos.

*

Un poema de Laura Wittner dice:

DOBLAMOS POR LIBERTADOR

Mi hija dice que el jacarandá

le parece un árbol de otro mundo.

Que esa bruma violeta

no puede estar en nuestro mismo plano.

Siempre quise tener

una conversación así:

se me viene a dar justo

con esta nena.

*

Otro de Estela Figueroa que me viene de frente:

No es para hablar de mí que escribo

de la glicina: cayó

su lluvia ligera azul-

violácea-

celeste.

Ni es para hablar de la glicina

que la comparo con una lluvia

y adjetivo esa lluvia.

Es para detener este momento

nocturno:

la casa en calma

y los pensamientos que ennoblecidos

velan

por un ordenamiento que lo abarque

todo

*

Instagram: @belenzavallo

Facebook: Belén Zavallo

Twitter: @MBelenzavallo

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar