El equipo de Salud del hospital San Blas, de la ciudad de Nogoyá, repudió “enérgicamente" la agresión verbal y psicológica que recibió la Dra. Micaela Balbi en la tarde del martes. "Dicha profesional presentó la renuncia al servicio de Guardia de nuestra institución por el mal trato que recibió por parte de una vecina de Nogoyá y replicado por algunos medios que alimentan y disfrutan estas malas situaciones”, indicaron.

La tensión extrema, el mal humor y los gritos recibidos, fueron la única causante de este gran perjuicio a nuestra institución, ya que el hospital se queda sin una gran profesional que atendía urgencias las 24 horas que estaba en la ciudad”, agregaron desde el hospital.

Tras lo sucedido, solicitaron “empatía a estos vecinos agresivos, que son los menos, pero se hacen sentir; y colaboración a los replicadores de información subjetiva a la hora de tratar la información. Tengan en cuenta que los referentes del personal sanitario, no paran de trabajar hace dos años, muchos no tienen vacaciones y, además, cuentan con la poca colaboración de profesionales nacidos en la ciudad y vecinos que no entienden la compleja situación desatada por ellos mismo en las reuniones sociales”.

Si una persona vacunada con esquema completo, no puede hisoparse y tiene síntomas, debe aislarse y esperar en su casa; y si necesita atención médica de urgencia, deberá acercarse al servicio de guardia del hospital, único efector que los recibe en la ciudad. Hacer el test no cambia en nada, porque una persona con síntomas ya se considera positivo. Pero también existen los laboratorios privados, que abonando se los pueden hacer”, afirmaron.

Finalmente, el equipo de salud del San Blas recordó que “hace dos años se aplaudía a los profesionales de la salud, hoy se los agravia, se los maltrata y hasta se los ningunea en medios radiales con una bajeza propia de una mirada subjetiva, de total ignorancia sobre manejo de salud pública. ¿Qué nos pasó en este tiempo?”, publicó El Día.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate