El director del Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná, Marcelo Itharte, informó que una de las niñas derivadas desde Nogoyá complicó su estado de salud en las últimas horas. Tras ser atendidas, fue estabilizada, pero permanece con estrictos controles médicos.

Se trata de la niña de cuatro años que ingresó al nosocomio el jueves. El médico informó que "tuvo algunos picos de fiebre y deposiciones sanguinolentas". Este sábado se la pudo ver "algo decaída". Ante esta situación, permanece con controles clínicos y de estudios complementarios en sala común de cuidados progresivos.

Por otro lado, indicaron que cuatro pacientes -los tres que se hospitalizados el miércoles y la niña de 9 años que entró el jueves-, se encuentran de buen ánimo, buena tolerancia oral con nutrición y alimentación adecuada, todos con menos requerimientos de venoclisis.

En relación a estos cuatro niños, Itharte destacó que todos ellos están completando el tratamiento y por ahora permanecen en la sala común de cuidados progresivos. De todos modos, todavía no informaron si están en condiciones de ser dados de alta.

Comentá y expresate