Una chofer de la empresa de colectivos salteña Saeta, del corredor 2G, reanimó a un bebé de ocho meses, con ejercicios de primeros auxilios. Por sus conocimientos de enfermería logró recuperar los signos vitales y lo trasladó al centro de salud más cercano.

Ocurrió el viernes alrededor de las 21.30, cuando la madre de Mateo se acercó a Viviana Contreras (26), la conductora, entre llantos y gritos para pedirle ayuda porque su bebé no respiraba.

"Puse freno de mano, me saqué el cinturón y agarré al bebé, tenía el cuerpo totalmente flácido y sus ojitos se le iban para atrás", dijo la conductora a El Tribuno. Le presionó hacia arriba el estómago porque "pensó que se estaba ahogado por algo que había comido", pero al ver que no respiraba le hizo respiración boca a boca.

Al verlo con signos vitales, se salió del recorrido y llevó al colectivo con todas las personas que viajaban en ese momento a una clínica privada de Belgrano y 25 de Mayo. El bebé ingresó totalmente estable junto a su madre, que aún no salía del estado de shock por la situación.

"Soy mamá, así que más que como profesional actué como mamá, vi la cara de mi hijo en ese bebé, fue como que la situación me pasaba a mí", explicó.

Viviana tiene conocimientos de primeros auxilios por haber cursado la carrera de enfermería, la que dejó a seis meses de finalizar, por tomar la oportunidad de un trabajo seguro: "Siempre fue mi sueño ser profesional de salud".

A raíz de esta acontecimiento, dejó en claro la importancia de que los choferes del transporte público tienen que estar capacitados en primeros auxilios. Según explicó, en los días de calor y con el amontonamiento, "hay personas que se agobian, se quedan sin aire y se les sube o baja la presión, o se desmayan".

"Hay algunos pasajeros que son epilépticos, hay gente que es discapacitada y se sube sin su acompañante y uno no sabe qué le puede pasar. Son cosas que uno se encuentra todos los días", afirmó.

"La heroína", como la llaman ahora sus compañeros, intentó ubicar sin éxito a la madre del bebé, al contactarse con la clínica donde la dejó. "Me gustaría verlos", confesó

Las mujeres al volante

En 2015, la Corte de Justicia de Salta ordenó que las empresas de transporte incorporen un 30% de mujeres en su planta de choferes. El Tribunal tomó esta decisión al resolver el amparo colectivo promovido por Mirtha Sisnero, una salteña que planteó que no la tomaron como conductora por una cuestión de género.

En consecuencia, la Corte le indicó a la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) que tenía que realizar, en conjunto con las empresas, un listado con los requisitos técnicos y psicofísicos para la admisión de las postulantes.

Las pautas de selección deberían asegurar la igualdad de oportunidades y excluir "toda forma de discriminación", lo que se mantiene hasta hoy.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate