Una madre de Olancho, en Honduras, vivió una verdadera pesadilla el lunes pasado cuando le dijeron que su hija de siete meses había muerto de un paro cardíaco sólo para darse cuenta de que estaba viva justo cuando la estaban velando.

Ivis Montoya siguió de cerca cada minuto de la internación de su hija, Keilin Ortiz Montoya, desde un centro médico en Esquipulas del Norte, Olancho, hasta su llegada al hospital Mario Rivas de San Pedro Sula, donde fue dada por muerta el 7 de agosto tras cuatro días de tratamiento.

Tras asegurarle que su hija había muerto, los médicos le entregaron el cuerpo a Ivis y un certificado de defunción que no estaba firmado por ninguna autoridad del centro sanitario, informó el sitio hondureño La Prensa.

Para las 9 de la mañana, la mujer llevó lo que pensaba que era el cadáver de su hija a lo de una prima en la localidad de Villanueva, a 40 kilómetros de San Pedro Sula. "Mientras la velábamos nos dimos cuenta de que respiraba", aseguró.

La mujer llevó de nuevo a su hija al Mario Rivas -a pesar de haber perdido la fe en la pericia de sus médicos- y la pequeña continua internada en grave estado por una deshidratación severa, diarrea aguda, convulsiones y evidencia del síndrome de la piel escaldada, que es producto de una infección con la bacteria estafilococo.

Por el momento la jefa de Pediatría del Mario Rivas, Elba Campos, aseguró que hay una investigación en proceso por el extraño episodio.

Fuente: Minuto Uno.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuánto dinero vas a gastar en esta Navidad en regalos?

No tengo plata para regalos
No más de $1.000
Entre $1.000 y $5.000
Más de $5.000
ver resultados

Las Más Leídas