Un peón rural mató a balazos a su esposa y a su hijo de 6 años y luego se suicidó con la misma arma de fuego, en un campo de Santiago del Estero. Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, el nene abrazó a su mamá herida antes de ser ejecutado de un disparo en la cabeza.

"La escena era desgarradora. Se notó que, con toda su fuerza, el chico se prendió a la ropa de su madre y murió sobre su pecho”, contó uno de los primeros policías que llegó al lugar tras enterarse del brutal hecho.

El doble crimen ocurrió el martes pasado, en la medianoche, cuando el agresor, identificado como Juan Rodríguez, cuidador del campo "Las Violetas", mató con una escopeta calibre 12 a su esposa, Soledad Escobar, y a su hijo Mateo. Una de las hipótesis es que el asesino llevó a las víctimas hasta un corral del paraje Aerolito y le disparó a la mujer, que cayó boca arriba. En ese momento, el chico habría abrazado a su madre antes de morir de la misma manera.

Luego de cometer los dos homicidios y con la misma arma de fuego que volvió a cargar, Rodríguez se suicidó con un disparo a la altura del tórax. Alertados por una llamada, efectivos de la Comisaría 29 de Quimilí, encontraron los tres cuerpos a pocos metros de un bebedero para animales. Examinados por un médico de Sanidad Policial, se determinó que los cuerpos tenían heridas provocadas por las perdigonadas de la escopeta.

Soledad estuvo más de 12 años en pareja con Rodríguez, y según le dijo a su madre antes de morir, el hombre "había cambiado" en las últimas semanas. En diálogo con el diario local El Liberal, la mujer contó que su hija le había dicho que la relación "estaba mal". Además, le pidió ayuda porque el agresor la maltrataba.

Comentá y expresate