Si bien es cierto que muchos votaron la boleta justicialista por convicción, otros lo hicieron por el espanto generado por un programa económico que ha arrastrado a la miseria a masas enteras, que ha bajado la persiana de Pymes, que ha provocado despidos por centenas, que recortó el ingreso de jubilados y que se atrevió a jactarse de imágenes infames como la quita de pensiones a personas con discapacidad o la quema de cunas destinadas a sectores populares.

Sobre llovido, mojado. El lunes, con la derrota consumada, una nueva megadevaluación planificada por el equipo económico de la Casa Rosada evaporó el valor de los salarios en un 25% en cuestión de horas. Un millón de personas, en función del impacto en el bolsillo, cayó de un minuto al otro en la pobreza, que en nuestro país se mide por nivel de ingresos.

Un plan perverso ejecutado a la perfección, sosteniendo la divisa "quieta" por semanas quemando los fondos que llegaban desde el Fondo Monetario, que lejos de ir a un programa expansivo de la economía fueron a financiar las millonarias ganancias de los especuladores y la fuga de capitales. El presidente, lejos de llevar tranquilidad, cargó las tintas contra el voto popular. Inédito, un presidente echándole la culpa a la gente de su elección, luego de haber llegado a ese lugar por el mismo mecanismo.

Entre los especuladores, claro, están los propios funcionarios de Cambiemos. Los nueve dirigentes más importantes de la cartera económica de la Casa Rosada -entre ellos el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y el titular del Banco Central, Guido Sandleris- ganaron sólo con la corrida del lunes casi 400 millones de pesos. Negocio redondo, mientras los trabajadores cargan con la inflación derivada de una economía irresponsablemente dolarizada.

Nada es casualidad. Lo sucedido no es un accidente, mucho menos una reacción al voto de la gente. Es la consecuencia de un programa económico que se dedicó a esto: premiar a los que especulan y no a los que trabajan. La pesada herencia, como ya venimos advirtiendo algunos, es que la quedará en diciembre, cuando, de no mediar un cambio en las Elecciones Generales, se retire un gobierno que no dejará más que pobreza, desempleo y deuda.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Quién creés que salió mejor parado en el debate presidencial?

Mauricio Macri
Alberto Fernández
Roberto Lavagna
Nicolás Del Caño
José Luis Espert
Juan José Gómez Centurión
ver resultados

Las Más Leídas