La letra chica ya quedó definida y esta semana finalmente se llevará a cabo la primera subasta inversa para la compra de gas, que definirá el aumento que tendrán las tarifas con el consumo de abril, y que se verá reflejado en las boletas de mayo y junio. En el Gobierno estiman que el incremento no será superior al 30%. En octubre habrá una segunda actualización por el ajuste de la variación del tipo de cambio y de la inflación.

Dada la mayor producción local, en la Secretaría de Energía son optimistas que el precio promedio podría llegar a estar por debajo de los valores del invierno pasado, donde el gas se comercializaba alrededor de US$4,50. Esto generaría que el aumento en las tarifas sea del 30%, menor al 35% estimado por el Gobierno a fines de diciembre pasado.

Este nuevo mecanismo de subasta busca dar más previsibilidad, ya que fija contratos estándares y termina con el sistema de compras bilaterales entre productores y distribuidores. Esto, a la vez, busca que no se repita el conflicto del año pasado entre las empresas que, por el salto del tipo de cambio, se generó una deuda de $20.000 millones que terminó absorbiendo el Gobierno, tras fracasar el intento de que los usuarios paguen el costo.

Por lo tanto, de ahora en más, se decidió que el tipo de cambio sea "el promedio del de venta del Banco Nación observado entre el día 1 y el 15 del mes anterior al inicio del período estacional". Por decreto, el Gobierno prohibió el traslado de las diferencias diarias del precio del dólar. "Las propias empresas tienen que considerar los mecanismos que consideren más eficientes para esta cobertura", indicaron.

También se definió que las distribuidoras tienen 65 días para pagarle el gas a las productoras, una disminución de 10 días con respecto a los contratos anteriores. Al comienzo de las negociaciones, el Gobierno había sugerido achicar el plazo de pago a 30 días, pero las distribuidoras indicaron que eso generaba un costo financiero adicional de $9537 millones que sería traslado a los usuarios. "El plazo de 30 días seguirá siendo el norte al cual deberán converger los contratos", aclararon igual en la Secretaría de Energía.

La subasta se realizará el próximo jueves y viernes en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA), y se fijará la compra de gas de las distribuidoras -Metrogas y Camuzzi, en otras- a las productoras y comercializadoras -YPF, Total, PAE y Tecpetrol, por ejemplo para el periodo entre abril y marzo de 2020.

A fines de agosto habrá otra audiencia pública para determinar los cuadros tarifarios de octubre. Como el precio del gas estará contractualizado por la subasta de esta semana, la actualización será acorde a la variación del tipo de cambio -ya que los contratos siguen en dólares- y por la inflación pasada, que refleja el aumento de costos de las empresas transportadoras y distribuidoras.

Al momento, la producción local abastece entre el 60% y 70% de la demanda total anual de las distribuidoras. El restante lo suple el Estado con importaciones, que mayoritariamente son de Bolivia. En el caso de la generación de energía, la mayoría de gas necesario es importado.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Con la suba del dólar y la inflación, ¿en qué invierte?

Comprar alimentos y bebidas
Colocar plazos fijos
Comprar dólares
No tengo posibilidad de inversión
ver resultados

Las Más Leídas