Un nene de 4 años terminó con muerte cerebral por los golpes y abusos sexuales a los que lo sometía su propio padre.

El pequeño está internado, en estado irreversible, en el Hospital Rawson de la provincia de San Juan. Su papá dijo que el niño se había caído.

Según lo informado por los médicos, el pequeño fue víctima de abuso sexual y golpes en la cabeza.

El caso sucedió el fin de semana y cuando llegó a manos de los médicos que decidieron activar el protocolo por presunto maltrato. El padre del pequeño dijo que se trataba de una caída. Sin embargo, un examen médico develó lesiones en la zona del ano; "abusaron del menor", dijo una fuente de la investigación, según los colegas del Diario de Cuyo.

Según se supo, en las últimas horas del martes el titular del Tercer Juzgado de Instrucción, Guillermo Adárvez, ordenó detener al padre del pequeño, que fue capturado casi en la medianoche en Chimbas. El sujeto tiene 27 años y aún no trascendió su identidad.

El testimonio de la abuela

La abuela del menor relató que el supuesto accidente ocurrió mientras su hija de 26 años bañaba al niño en su casa de la Villa Juan Pablo II, en Chimbas. Y que en un descuido, el menor golpeó su cabeza contra la pared. Que más allá de eso, luego siguió todo normal hasta que se acostó pero jamás se despertó.

La mujer habría confesado además que en los últimos días el padre quedó sólo con el menor y que cuando volvió lo encontró "raro" y suponen, por el tipo de lesión, que en ese momento pudo haber ocurrido el abuso.

El padre

Al menor recién lo reconoció cuando tenía 2 años. Antes el nene no tuvo figura paterna y la madre nunca recibió la cuota alimentaria para la manutención del hijo.

Cuando lo reconoció, la pareja empezó la convivencia en una casa de la Villa Juan Pablo II, en Chimbas, y en ese interín nació el segundo hijo que tienen en común, una beba que ahora tiene 6 meses. La madre del pequeño tiene 2 hijos varones más producto de una pareja anterior (9 y 6 años); y el padre una nena (7 años).

Desde el entorno del pequeño que lucha por su vida en una cama del hospital, revelaron a este diario que la relación padre e hijo era "fría" y "distante".

"Era un niño inquieto, juguetón, pero no cuando estaba el padre", apuntaron. Además aseguraron que el niño no quería estar con su padre y que "le tenía miedo, rechazo" pero que no sospecharon nada extraño equivalente con la acusación que pesa sobre este sujeto.

Fuente: Diario de Cuyo

Comentá y expresate