El acoso escolar es una realidad que preocupa a profesionales y a padres por igual. Cada vez son más los chicos que son víctimas de bullying por parte de sus compañeros.

En las últimas horas un nuevo caso conmocionó a Estados Unidos. Un adolescente de 13 años murió tras recibir una brutal paliza por parte de varios compañeros de su escuela.

El hecho ocurrió el 13 de septiembre en el campus del colegio secundario Landmark, de Moreno Valley, donde Diego Rivera asistía a clases.

Según trascendió, ese día Diego fue atacado por dos jóvenes que lo golpearon brutalmente hasta dejarlo inconsciente. La golpiza, cuyas causas se desconocen, quedó registrada gracias a un video.

La víctima recibió primero un golpe en la cara y por la trompada tropezó. Allí fue nuevamente atacado por un segundo agresor. Por los golpes, Rivera cayó al suelo y su cabeza pegó contra una columna, sin poder levantarse.

El joven fue llevado de urgencia al hospital de la ciudad, donde agonizó varios días. Allí, a pesar de los esfuerzos por parte de los profesionales, murió.

Por su parte, los agresores fueron arrestados y enviados a una cárcel juvenil del condado de Riverside.

Tras su muerte, la familia del joven decidió donar sus órganos. “Buscamos transformar esta tragedia en un regalo de la vida para otros niños”, dijeron en declaraciones a medios locales.

Desde el Equipo Anti Bullying Argentina, definen al acoso como “una forma de maltrato, normalmente intencionado que se da en el marco de la escuela entre un estudiante (o un grupo de estudiantes) hacia otro alumno que es considerado el blanco habitual de los ataques. Este término es usado como sinónimo de ‘acoso escolar’ que es su traducción más adecuada al castellano”.

Fuente: Radio Mitre

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate