Rocío es una joven madre chajariense de 26 años de edad, que por estos días se encuentra viviendo momentos de extremo temor ya que su expareja la hostiga desde hace aproximadamente un mes de distintas formas. En las últimas horas, él mismo fue detenido por violar una restricción de acercamiento y tratar de herirla físicamente.

En la jornada de este martes 11, el joven estaría frente a una audiencia y el miedo de Rocío es que lo dejen libre y su vida vuelva a correr peligro, junto a la de sus pequeños hijos de seis y un año de edad.

En ese sentido, en la tarde de este lunes, Radio Chajarí dialogó con Rocío, quien contó que las denuncias contra este masculino comenzaron hace un mes atrás y al día de la fecha acumuló entre seis y siete más.

Cabe destacar que la primera denuncia fue por violencia de género y las demás por amenazas de muerte hacia ella y su familia. La entrevistada aclaró que tanto el personal policial como la fiscalía local están al tanto de todas las situaciones y el caso, pero que las medidas y los pasos son lentas.

Sobre los hostigamientos que estuvo recibiendo, manifestó: “me rompieron vidrios de la casa en la que yo vivo sola con mis hijos, me rayaron con aerosol la fachada de mi casa y el capot de mi auto, todas las noches me mandaba mensajes diciéndome que sabía que yo estaba sola y que me iban a matar a mis nenes y mí. Todo este mes viví esto”.

Además, Rocío pidió en Fiscalía custodia policial personal pero no se la concedieron y ante la desesperación de no saber dónde más pedir ayuda se dirigió a la delegación de Chajarí de la Policía Federal Argentina.

Botón antipánico

Hace unas semanas la joven tiene en su poder un botón antipánico en su celular, el pasado domingo, 8 de marzo, lo activó.

Sobre dicha situación, narró: “lo active en dos oportunidades. El domingo él se metió en mi casa, toque el botón y en segundos abrí la puerta y estaba la policía. La policía siempre fue efectiva, no tengo nada para decir, son los que más o menos me cuidan. Si en la justicia no hay nada formal ellos tampoco pueden estar en mi casa cuidándome”.

Y continuó: “el domingo fue a mi casa, me agarró con un cuchillo y creo que estaba decidido a todo. Estábamos mi mama, él y yo, justo llegó la policía y nos salvamos”.

Miedo

El temor de Rocío es que su expareja quede en libertad y atente contra ella y sus hijos. En ese contexto, contó que este mes ya ha estado preso, también por violar la restricción, y al otro día quedó en libertad.

Expresó que la jueza del caso es Susana Pertus, quien está frente al Juzgado de Garantías de Chajarí.

Para finalizar, aclaró que la Policía de Entre Ríos y el fiscal a cargo del caso siempre la han atendido bien y trataron de ayudarla. Asímismo, el miedo de Rocío es constante.

PLACA VIOLENCIA DE GÉNERO (2).jpg

Fuente: Chajarí al Día

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate