Un hombre puso en alerta a la seguridad presidencial tras arrojar una bomba molotov en la Quinta de Olivos, la cual fue desactivada por efectivos de la División Explosivos de la Policía Federal.

El hecho ocurrió pasadas las 6 de este miércoles, cuando el hombre, de unos 47 años, arrojó el artefacto desde la calle Malaver y Lisandro de la Torre.

El atacante fue rápidamente reducido por los efectivos, que además le secuestraron otros tres dispositivos que pensaba activar.

Según se informó, por el hecho no hubo heridos y la Policía investiga si el atacante tenía problemas psiquiátricos. La causa quedó a cargo de la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado.

Comentá y expresate