Oscar Darío Angélico es profesor de historia, escritor y deportista. Este año concretó un gran desafío cargado de simbolismo: unió a nado las Islas Malvinas. La idea surgió en el 2003 y al tiempo que avanzaba en el entrenamiento para nadar en las frías aguas del sur argentino, tramitó la nacionalidad italiana para “que no sellen mi pasaporte argentino al ingresar a un territorio que es nuestro”.

El intendente de Concordia, Enrique Cresto, recibió a Oscar y afirmó que “es un orgullo y una gran satisfacción para todos los concordienses, que haya logrado este objetivo que se planteó, y señalando que las Malvinas son Argentinas”.

Angélico nació en Concordia y desde hace varios años vive en Cañadón Seco, provincia de Santa Cruz. Si bien la distancia lineal entre ambas islas es de 4500 metros, debido a las fuertes correntadas, cuando realizó la proeza en el mes de marzo de este año, tuvo que nadar 5100 metros.

Embed

Pese a que tiene una extensa experiencia en natación, el deportista contó que “fue contrario a todo lo habitual. Cuando iba nadando no podía pensar en controlar mi respiración, la técnica, o pensar en el viento o las olas. Pensaba en nuestras Islas, en los excombatientes que conozco, que en esas playas del estrecho San Carlos había sido el desembarco de la flota británica. Me olvidé de toda la parte técnica, fue un 99% emocional”.

De acuerdo al entrenamiento que había realizado, tenía previsto realizar el cruce en un tiempo de 1 hora 50 minutos a 2 horas 10 minutos. Cuando tocó tierra en la isla Soledad, miró el cronómetro y el tiempo marcaba 1 hora 23 minutos. “Logré superar mis expectativas, estaba totalmente emocionado”.

En el encuentro con el intendente Cresto, del que también participó el profesor Javier Benítez, Angélico le hizo entrega de su último libro “Cuentos sobre el Diablo, la Muerte y demás Demonios”, recientemente editado. “Fui a Malvinas con 300 interrogantes y me volví con 800 más, cuando digiera un poco más toda esta experiencia que fue el Desafío Malvinas, seguramente también se traducirá en una propuesta literaria”, comentó.

Pero los desafíos deportivos no se terminan, porque “ya tenemos turno reservado con un compañero para cruzar el estrecho de Gibraltar, para unir Europa con África. Seguramente lo haremos dentro de un año, durante el 2020”, anticipó.

Fuente: El Entre Ríos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate