En enero de 2014, Dulce Aguilar Arellano, una nena paranaense, recibió un trasplante de médula ósea luego de ser diagnosticada con aplasia medular severa, una enfermedad por la cual la médula deja de producir glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Su donante fue Nairo Sánches, un hombre de Porto Alegre, Brasil.

A partir de ese episodio, las familias se unieron por ese acto de solidaridad, forjaron una amistad que lleva varios años y esta semana se concretó la primera visita de los brasileños a la capital provincial.

Este miércoles, ambas familias fueron recibidas en la Casa de la Costa por la viceintendenta, Andrea Zoff, y la subsecretaria de Desarrollo Humano, Natalia Osuna. Asimismo, estuvieron presentes representantes de las instituciones INCUCAI-CUCAIER, Entrerrianos hasta la médula, Crisálida y Arco Iris, así como autoridades del Hospital San Martín y el Hospital San Roque.

"No existen palabras de agradecimiento para nosotros, él le salvó la vida a mi hija, y que hoy puedan venir a Paraná es un premio por todo lo que pasamos, todos pueden ser donantes y muchos lo pueden necesitar", señaló Lucrecia, madre de la niña.

En tanto, Nairo se mostró emocionado por el viaje a Paraná y por todo lo que implicó haber sido el donante de Dulce. "Esto fue posible gracias a Dios, siempre digo eso, es el único caso del mundo donde hay 100% de compatibilidad", explicó.

"Esta compatibilidad fue un milagro de dios, nos dio mucha alegría y satisfacción ayudar a los hermanos argentinos", agregó.

"En Paraná no existía un banco de donación de médula, y con el trabajo mancomunado del Estado e instituciones como Crisálida, Arco Iris, o Entrerrianos hasta la médula, así como de los hospitales públicos, hoy podemos decir que Paraná cuenta con banco de donación de médula", señaló Zoff.

Comentá y expresate