Chiqui y Coco son los abuelos de Micaela García, la joven entrerriana víctima de un femicidio que conmovió a todo el país. Ellos hoy lloran su ausencia, un año después del aberrante crimen que tuvo lugar en Gualeguay, donde la chica estudiaba Educación Física.

"Era una gurisa buenísima" señaló Chiqui. "Yo pedí que me regalen este tatuaje" marcó Coco, mostrando como lleva grabado el nombre de su nieta en la piel.

Mirá el desgarrador relato de los abuelos de Micaela, a un año de su femicidio.

Embed

Comentá y expresate