La calle Guilford Road en el coqueto barrio Stoneygatede la ciudad de Leicester, es una de las más destacadas avenidas de la zona. Arbolada, con viviendas amplias y costosas, cuyos valores medios superan las 540.000 libras esterlinas.

Pero una de todas esas casas rompe con la hermosa armonía del lugar. Con el techo reducido a escombros que están esparcidos por todas partes, la vivienda hace recordar a los años de bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Aunque lo que causó esa destrucción no fue un misil, sino un albañil que se sintió traicionado.

El hombre decidió actuar de ese modo tan violento como una forma de "deshacer el trabajo que había hecho" luego de que discutiera con el dueño de la vivienda que lo había contratado sobre el dinero que le pagarían.

Su "obra" dejó la casa, que había sido comprada el año pasado por 475.000 libras esterlinas, efectivamente en ruinas, con el jardín delantero repleto de piedras, tierra y restos de la construcción destrozados.

El propietario de la vivienda, cuyo nombre no trascendió, confirmó al medio Leicestershire Live que el conflicto se debió a que él y el constructor que había estado trabajando en la casa tuvieron una disputa por motivos económicos.

"Compré la casa el año pasado. La construcción comenzó en febrero y queríamos que se hiciera mucho trabajopara que pudiera convertirse en la casa que siempre soñamos donde cada uno de los seis miembros de la familia tuviera su habitación".

Queríamos una ampliación de dos plantas, un techo nuevo, cableado nuevo y, además, que fuera más ecológico. Desafortunadamente, elegí al peor constructor".

Es que según explicó el hombre, unos meses después de iniciado el proyecto, el constructor le solicitó una suma adicional de 3.500 libras esterlinas para trabajos adicionales. Algo que para el dueño de la vivienda era demasiado teniendo en cuenta el monto que ya le había pagado y se negó a sumar un dinero extra.

Todo esto ocurrió mientras la familia se encontraba de vacaciones, por lo que ante la disputa el albañil se tomó venganza y dejó la propiedad en su estado de destrucción actual. A su vez la empresa de andamios se llevó todos sus elementos.

El propietario aseguró que el ataque se desató el pasado martes, mientras él y su familia estaban fuera de la ciudad: "Me había ido de vacaciones y estaba a 200 millas cuando todo sucedió.Me comuniqué con la policía, que dijo que era una disputa y no un caso criminal, y le envié un correo electrónico a Trading Standards. Todavía estoy de vacaciones, así que es difícil salir de aquí".

Fuente: Clarín

Comentá y expresate