En la localidad bonaerense de Cuartel V, en el partido de Moreno, un humilde changarín, de 26 años, murió tras haber sido baleado en la cabeza por un chico, de 15, quien asegura que le disparó accidentalmente mientras ambos manipulaban un arma de fuego de la Policía Federal Argentina (PFA). La Justicia resolvió la detención preventiva del menor.

Voceros de los tribunales de Moreno-General Rodríguez afirmaron que la infortunada víctima fue identificada como Pablo Javier Contreras, de 26 años, quien fue localizado sin vida, tendido boca arriba, y con un tiro en la frente en el interior de una precaria casilla situada en José Vidaurre, entre Enrique Santos Discépolo y Manuel de Pinazo.

Trascendió que el cadáver del muchacho fue hallado por integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de Moreno, quienes arribaron al lugar a raíz de haber recepcionado un llamado al número telefónico de emergencias 911.

¿Hubo forcejeo?

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, el jovencito dijo que ambos forcejeaban con una pistola y que el arma de fuego se había disparado por accidente. Servidores públicos de la comisaría de Cuartel V (4ª de Moreno), al revisar el inmueble, incautaron una pistola Browning 9 milímetros de la Policía Federal Argentina (PFA).

El expediente, en un comienzo, se caratuló "Averiguación de causales de muerte", con intervención de la Unidad Funcional N° 4 de Moreno-General Rodríguez, pero después de las diligencias de los pesquisas de la seccional y las pericias de los expertos de la Policía Científica, el sumario quedó recaratulado "Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego", y pasó a la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil N° 6 del mismo departamento judicial, con intervención del doctor Carlos Martín Borgnia.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Moreno y de la Superintendencia de Seguridad del área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) de la Zona Oeste se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.

Fuente: Crónica

Comentá y expresate