Doble pedido de captura, seis identidades, una condena a 18 años de cárcel por robo seguido de muerte, estafas y falsificación de documentos, son algunos de los datos del prontuario de Marcelo Miguel Yoryi, un gitano de 62 años que se había fugado de un penal federal en 2015 y fue detenido en el departamento La Paz en los últimos días, el 24 de abril, cuando viajaba por la Ruta 12 en compañía de un niño.

Una unidad del Servicio Penitenciario Federal llegó este viernes al mediodía y trasladó al detenido desde la Jefatura Departamental La Paz hacia la provincia del Chaco. "El traslado se realizó bajo segura custodia", afirmó el jefe de la fuerza en el departamento, Edgardo Corona.

En diálogo con La Sexta, el funcionario policial precisó que Yoryi "tenía dos pedidos de detención" y que su solicitud de captura había sido emanada por el Juzgado de Ejecución de Penas Nº 4 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El hombre, oriundo de Corrientes capital, fue demorado hace tres semanas cuando intentaba salir de Entre Ríos en auto con destino a su provincia, en el Puesto Caminero Paso Telégrafo, en un control de rutina. En el vehículo, un Volkswagen Vento, también viajaba su sobrino, de 11 años, quien fue puesto a disposición del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia -Copnaf- hasta que lo buscaran sus padres.

Aquel día, la Policía informó que Yoryi "intentó evadir a las autoridades con la presentación de una identificación falsa" ya que luego del trabajo de personal técnico del área de Criminalística y Antecedentes Personales de La Paz, "se logró establecer su real identidad y en coordinación con fuerzas de seguridad nacionales y provinciales, se detectó que el mismo poseía al menos seis tipos de identificación en provincias como Neuquén, Chaco, Provincia de Buenos Aires y Misiones".

Pero eso no era todo. De las tareas investigativas surgió que el hombre, hasta ese momento demorado, "resultó ser un integrante de la comunidad Gitana de la localidad de Corrientes capital, que se encontraba prófugo desde el 27 de febrero de 2015, cuando permanecía alojado en el Penal Federal de Candelaria, en Misiones, purgando una condena de 18 años de prisión por el delito de robo seguido de muerte y otros como estafas, robos y falsificación de documentos".

Por ello, la Policía local lo detuvo y alojó en la Jefatura Departamental, mientras se realizaban los trámites correspondientes para el traslado del peligroso delincuente, el que finalmente se concretó este viernes. Ahora se espera que Yoryi, por fin, cumpla con la pena que le impuso la Justicia por los graves delitos cometidos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate