Una de las zonas de pesca más concurridas para quienes viven en los alrededores de Paraná, es el paraje La Jaula que está ubicado en Colonia Ensayo, camino a la ciudad de Diamante. Con el correr de los años, distintos emprendimientos privados (ranchos y complejos) le han ido quitando espacio a los pescadores que suelen ir con amigos o familias a pasar fines de semana enteros en la zona.

Fue justamente uno de los pescadores el que decidió tomar la posta y denunciar públicamente una situación repudiable: el complejo de cabañas Terrazas del Paraná había construido un muro que impedía el libre uso de la costa. De hecho, el paredón invadía el propio cauce del río Paraná en una situación de absoluta irregularidad. El propietario del complejo, de apellido Escribano -también dueño de un bar del puerto de Paraná- comenzó una construcción que pretendía tener muelle privado y un quincho pegado a la costa del Paraná.

A raíz de la denuncia, el Consejo Regulador de Uso de Fuentes de Agua (Corufa) actuó de oficio y comenzó a relevar el estado de situación. El programa Cuestión de Fondo, por Canal Nueve Litoral, constató las irregularidades y se contactó con las autoridades del organismo de control provincial desde donde le adelantaron que se resolverá la demolición del muro no sólo por impedir la libre circulación por el camino de sirga sino que además por invadir el cauce del río con las obras proyectadas. Aclararon que la decisión debe ser ratificada por el Consejo en su totalidad, pero que por el nivel de inversión del proyecto -hasta el momento, bajo- se puede dar marcha atrás con las intenciones de Escribano.

Vemos una tendencia hacia este tipo de conflictos. Una tendencia social, de visualizar el río como un ámbito de aprovechamiento y una tendencia económica que se vincula con inversiones privadas como este caso o el desarrollo de complejos turísticos que requieren un ordenamiento territorial”, explicó Eduardo Asueta, titular del Corufa. En esa línea, explicó que tras el relevamiento, el expediente fue derivado a la Dirección de Hidráulica ya que es el organismo que se encarga de la constatación.

Cabe recordar que desde la modificación en el Código Civil, el camino de sirga se delimita en 15 metros a partir del punto de crecida ordinario hasta la construcción. Antes de la reforma, la distancia era de 35 metros. También vale la aclaración: un privado puede ser popietario hasta la costa de un terreno, pero el Código Civil lo obliga a que sea abierto al público el borde costero, derecho garantizado por la propia Constitución Nacional.

Esto es violado actualmente por el emprendimiento de cabañas de La Jaula ya que el muro impide la libre circulación por la costa e incluso invade el río, lo cual es una irregularidad más grave. Por eso se resolverá la marcha atrás de las obras proyectadas, al menos tal como lo había pensado Escribano.

Desde Corufa destacaron al vecino denunciante y pidieron que todos tomen el mismo camino: el de denunciar a penas vean situaciones similares: "Nosotros no podemos tener un monitoreo permanente en todas las costas de nuestra provincia, por eso es importante la participación ciudadana", explicó Asueta.

Además, pidieron que los Municipios acudan a la provincia porque estas situaciones se encuadran en la Ley Provincial de Aguas. La aclaración se da porque los privados, en muchos casos, consiguen las habilitaciones municipales pero incumplen con la norma provincial.

También informaron que es más fácil resolver este tipo de situaciones cuando se advierte a tiempo y la inversión privada no fue elevada. El hecho de que un privado haya invertido mucho dinero, impide una fácil resolución ya que se debe resarcir la inversión realizada.

Fuente: Cuestión de Fondo/Análisis

Comentá y expresate