Claudia Marrelli, maestra jardinera de niños y niñas de 5 años de Posadas, Misiones, busca colaboración de pelotitas de tenis o de paddle para poner en las mesas y sillas del jardín así eliminar la contaminación acústica.

“La idea es comenzar de a poquito, y que las maestras de los otros (N.E.N.I) que están interesadas lo implementen en el resto de las aulas” señaló Claudia. Los Núcleos Educativos de Nivel Inicial (N.E.N.I 2021^EDU.VA^) que tienen tres extensiones, en la escuela N° 250, escuela N° 674, y la escuela N°106 donde Claudia es maestra del Jardín.

En comunicación con Radio Libertad, Claudia comentó que la colaboración ya comenzó, “para nuestra sala necesitamos alrededor de 150 pelotitas, hoy tenemos 14, tengo mucha confianza que las vamos a conseguir” añadió.

La propuesta inclusiva por la maestra surgió a partir de la lectura de artículos sobre educación innovadora, a partir de la lectura de textos ella comenzó a invitar a otras colegas a participar.

Incluso, según supo AHORA, se contactó con Ana, la mamá de Geremías Godoy, el niño de Paraná que se hizo viral por lanzar una campaña idéntica, que motivó la colaboración de miles de personas solidarias.

La disminución de la contaminación acústica en las aulas beneficia a todos los niños y niñas en general como también a alumnos/as con Discapacidades Auditivas, Hipoacusia, Autismo, o quienes utilicen Implantes cocleares.

Experiencias

La maestra mencionó “ideas innovadoras en la educación, en escuelas de España había hecho este sistema, para ayudar a los niños para reducir ruidos, para ayudar a los niños que tengan un lugar más agradable”, anticipándose a que durante el comienzo de las clases si recibe a niños o niñas con discapacidad puedan estar en un lugar libre de ruidos molestos.

“Esto ayudaba mucho también a niños con autismo, con hipoacusia, con discapacidad auditivas, implantes coclear, es decir que es un beneficio para toda el aula en general” profundizó. La maestra no está convencida con trabajar en el silencio porque se resulta aburrido sin embargo, la medida se trata de incluir a otros niños y niñas “Son muy chiquititos, mueven las sillas y mueven las mesas, en chicos con discapacidad los ruidos intervienen en su atención”, dijo Claudia.

Cómo ayudar

La colaboración de las pelotas para poner en las sillas y mesas de los jardines es abierta al público en general como también para aquellos clubes, y deportistas de la rama que quieran solidarizarse. Pueden acercarse a esta dirección Calle Brasil 2999 – Barrio de la Iglesia Santa Catalina o también comunicándose al 3764-572636 – Claudia Marrelli.

Comentá y expresate