"No me dejes caer jamás"es la frase que se tatuó debajo de su seno derecho Luisa Fernando Buitrago, de 16 años, mientras estaba embarazada, pero todo terminó en una tragedia.

La joven es oriunda de Monterrey, Colombia, y decidió hacerse el tatuaje cuando tenía 14 años en 2016. En ese entonces, le costó 13,3 dólares. Ese recuerdo que sería para toda la vida le produjo una bacteria que la terminó dejando en silla de ruedas, y por el tratamiento para eliminarla, perdió al bebé que esperaba.

A los 15 días de haberse marcado la piel, fue internada en un hospital de la ciudad de Villavicencio, donde los exámenes médicos descubrieron la bacteria que le afectó el nervio ciático y la médula espinal. Esto le ocasionó una pérdida de sensibilidad en las piernas, presuntamente adquirida por la falta de asepsia del lugar donde se realizó el tatuaje y en los instrumentos con los que se elaboró.

Luisa perdió la habilidad de caminar, incluso de ponerse de pie, en cuestión de días: "Empecé con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas".

Los médicos se dieron cuenta que tenía una infección en toda la espalda a través de una resonancia magnética, por lo que fue sometida a varias cirugías para drenar y lavar la columna. Además de varios medicamentos recetados para contrarrestar la bacteria.

El tratamiento duró un periodo de un mes y medio, y Luisa cumplió sus 15 años internadaen el centro de salud. Pero las malas noticias siguieron llegando: como consecuencia de todo, en marzo de 2017 tuvo un aborto espontáneo y perdió el bebé que esperaba.

"Cuando me dice el neurocirujano: 'No vas a volver a caminar durante un tiempo' fue muy duro porque en realidad una juventud en una silla de ruedasno es buena. Ser independiente y que de la noche a la mañana dependas de alguien es bastante duro", dijo la joven a Hora 7/24.

Fuente: Minuto Uno.

Comentá y expresate