jueves 2 de febrero de 2023
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Modos & Modas

El desafío de vestir a Lady Gaga para House of Gucci

La directora de vestuario del filme protagonizado por Lady Gaga cuenta los pormenores del trabajo realizado. Llegó a haber 74 looks para la película

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

enEl estreno en salas de House of Gucci es probablemente una de las citas cinematográficas más esperadas del año. Pero para Janty Yates, directora de vestuario del filme, esa expectación ha sido todavía mayor. "¡Diez años llevaba gestándose el proyecto!", exclama la británica al otro lado del teléfono. "Y cada vez que hablaba con Lady Scott se lo recordaba: ‘¿Qué pasa con lo de Gucci? ¡No te olvides de mí!’", continúa entre risas. Yates se refiere con esto a sus conversaciones con Giannina Facio, productora del proyecto y mujer de Sir Ridley Scott, encargado de orquestar la cinta en cuestión, que llegará a la gran pantalla el 26 de noviembre con Lady Gaga y Adam Driver como protagonistas de la turbulenta historia de amor del matrimonio fundador de la casa de moda italiana.

Una premisa bajo la que no sorprende el papel que el vestuario ha jugado a la hora de recrear el periplo. "Llegó a haber hasta 74 looks en el guion para el personaje de Patrizia Gucci, que Gaga interpreta. Finalmente se quedaron en 54, pero aún así continuó siendo un auténtico desafío", confirma Yates, que no solo visitó el Museo Gucci un año antes de comenzar el rodaje, para extraer referencias, sino que también tuvo acceso directo a una pequeña parte de los archivos de la firma. "Accedieron a enviarnos unos 15 o 20 looks a Los Ángeles y cuando se los probamos a Lady G. ¡le sentaban como un guante!", ríe. "Ridley tenía claro que no quería que acabase pareciéndose a Joan Collins en los 80. Quería algo más cercano a Gina Lollobrigida. Buscaba algo más sutil, más elegante".

Aunque, en realidad, tal y como ella misma recuerda, las principales dudas antes de comenzar el proceso giraron no tanto en torno a la visión del director, sino más bien a qué tendría que decir una estrella como Gaga acerca de todo esto. "Temíamos que quisiese apostar por estilismos demasiado arriesgados y acabar pareciendo... bueno, un árbol de Navidad", espeta tras una pausa en la que resulta inevitable hacer un repaso visual a las inconfundibles declaraciones estilísticas de Gaga. "La verdad es que fue un alivio, porque desde el principio fue una colaboradora extraordinaria. Estuvimos una media de dos o tres horas charlando por Zoom las cinco veces que nos reunimos antes de que llegase al rodaje en Roma y luego compartimos unas 50 horas de fittings. Fue ella quien dijo: ‘Mi madre es 100% italiana, así que sé de lo que habláis. Es fácil: quiero parecerme a ella’".

En efecto, LG (como Janty se refiere a Gaga) jugó un papel determinante durante todo el proceso de vestuario. Tanto, que hasta prestó sus propias prendas vintage al equipo de la diseñadora. "Yo sabía que Patrizia Gucci adoraba Yves Saint Laurent, así que conseguí muchísimas piezas vintage de Saint Laurent y otras firmas en dos almacenes de costura extraordinarios, pero LG contaba también con su propio archivo, así que esa fue una sorpresa fabulosa", explica la propia Yates, que más allá del acopio de piezas originales, contó con la ayuda de su equipo de cortadores para la recreación de la mayoría de los looks que protagonizan las escenas. "Comenzamos a trabajar un año antes del rodaje de la película y, bajo la batuta de mi jefe de cortadores Dominic Young, el departamento confeccionó cerca del 60% de los estilismos que Gaga luce en la película: faldas, blusas, abrigos... Se encargaron de todo. Han hecho un trabajo increíble", reconoce obviando que, frente a todo ese equipo que trabajó a contrarreloj para lograr que cada prenda fuese un acontecimiento, se encontraba ella misma. "Había trabajado con Ridley Scott en otras producciones, pero este trabajo me apetecía especialmente. El proyecto había ido y venido durante más de una década –llegó incluso a plantearse a Wong Kar-Wai como director, quien habría hecho una película completamente diferente–, pero nunca dejé de perseguir tanto a Ridley como Giannina... ¡y eso fue incluso antes de saber que el casting acabaría siendo tan estelar", rememora divertida, justo antes de revelar cuál de las decenas de estilismos se ha ganado un huequecito en su podio personal: "Sin duda, el vestido de novia de Patrizia Gucci. Mi equipo hizo todo el trabajo de incrustación y encaje prácticamente a mano. Es fabuloso... una auténtica maravilla".

Fuente: Vogue

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar