"La nena me contó como él abuso de ella. A mí y a otra hija mía nos dijo. Y lamentablemente hice lo que tenía que hacer". La desgarradora frase corresponde a la abuela de la menor de Paraná que habría sido abusada en la cárcel de la ciudad por parte de su padrastro, un peligroso violador sentenciado en 2014. Fue ella quien radicó la denuncia contra su propia hija, pareja del interno, hoy detenida y sospechada de haber sido cómplice de los aberrantes sucesos.

Por el hecho fue trasladado de la Unidad Penal 1 de la capital a la cárcel de Federal, Esteban Ramón Sueldo, un agresor sexual con prontuario extenso, de quien se sospecha atacó sexualmente a su hijastra de 11, aunque no se descarta también que lo haya hecho con otra de 9. Ahora comparte pabellón con Sebastián Wagner, tristemente célebre en los últimos meses por ser sospechado como el femicida de Micaela García en Gualeguay.

Visiblemente compungida, la mujer relató a Canal Nueve Litoral cómo fue el momento en el que su nieta le narró lo sucedido, y en todo lo que derivó después: "Ella me contó y yo hice la denuncia rápidamente. Vino la Policía y me llevó hasta el lugar donde tenía que radicar la demanda. Después la vinieron a buscar a mi hija y se la llevaron. Desde aquel momento no sé nada más de ella". La situación le valió tanto a la abuela de las pequeñas como a su entorno un repudio generalizado: "A mí y a mi familia nos escracharon. A todos nos duele mucho todo esto. A mí que soy su madre, a sus hermanos, a todos. Pero yo sé que hice lo correcto y que Dios me va a ayudar e iluminar".

Sobre la actitud de su hija, la mujer explicó que conoció a Sueldo yendo al penal, pero a visitar a su esposo, el padre de las nenas, también alojado en esa institución: "Yo le dije que lo dejara, que la iba a enloquecer. Ella estaba perdida con él, no sé qué le hizo ese tipo. Esto para mí es como un sueño, antes lo veía por la televisión y ahora lo estoy viviendo". Según su relato, ella no permitía que la mujer llevara las nenas al penal, pero aprovechó un viaje de su madre a Buenos Aires para finalmente hacerlo.

Hoy las dos menores, junto a un hermano menos, están con una tía, luego de que tomara intervención el Copnaf, a instancias de la Fiscalía que tomó conocimiento del caso, encabezado por Fernanda Rufatti: "Las veo casi todos los días, están bien. No preguntan por su madre. Me duele en el alma esto, pero sé que hice lo correcto".

Mirá la nota completa:

Comentá y expresate