A través de un convenio firmado por la Municipalidad de Paraná y el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa), se incorporarán válvulas y caudalímetros para conocer el estado de la red y reducir el perjuicio ante las roturas de los caños en la capital. El acuerdo fue rubricado por el intendente Adán Bahl junto al director del Enohsa, Enrique Cresto. Está incluido en el Plan Redes Inteligentes Etapa I.

En Paraná tenemos una gran dificultad, que es la antigüedad de la cañería de la red de agua potable. Los caños se rompen permanentemente y eso no solo genera la interrupción de un servicio básico y el derroche de un recurso valioso, sino que también afecta a la infraestructura vial”, explicó el presidente municipal.

“Estamos trabajando para revertir esta situación. Tenemos un plan integral que consta de varias etapas; una de ellas consiste en el recambio de las tuberías, pero antes vamos a incorporar estas válvulas y caudalímetros que nos van a dar un panorama más claro del estado de la red, localizando y cuantificando las pérdidas. Además, nos va a permitir sectorizar los tramos para que, en caso de reparación, el corte del servicio no afecte a más zonas de las que sean necesario”, agregó.

Bahl remarcó que se trata de una obra "fundamental" pero que nunca se gestionó. "Nosotros no vinimos a hacer las cosas a la mitad; a arreglar un día sabiendo que se va a romper al siguiente. Estamos trabajando en soluciones integrales y definitivas y ordenando la infraestructura desde su base, para brindar mayores y mejores servicios, pero también para proyectar hacia el futuro la ciudad”, indicó.

Para finalizar, Bahl destacó el trabajo conjunto con el Gobierno provincial y agradeció "el acompañamiento del Gobierno nacional a través del Enohsa" para avanzar en obras que "exceden el presupuesto municipal" y que son fundamentales para "cumplir el compromiso de modernizar la ciudad, garantizando servicios básicos en todos los barrios y haciéndola más inclusiva".

Embed

Comentá y expresate