La Escuela Esparza de Paraná atiende diariamente a cientos de niños de la zona del Barrio Mosconi. La institución está ubicada en el corazón de una de las zonas más vulnerables de la capital, que muchas veces acceden, gracias al colegio, al único plato de comida del día.

"Es todo muy complejo porque la partida que recibimos es para los niños, que llega en función de la matrícula. Pero hay chicos que toman hasta tres o cuatro copas de leche. El comedor, luego de un fin de semana, también se colapsa. Falta comida los fines de semana" señaló Hilda Leguizamón, directora del colegio, en contacto con Sonia y la Gente.

Mirá el segmento completo.

Embed
Embed

Comentá y expresate