El diputado del Frente Renovador Felipe Solá cuestionó el préstamo stand-by de 20 mil millones de dólares que el gobierno de Mauricio Macri está negociando con el Fondo Monetario Internacional y anticipó que la oposición actuará en bloque y “no lo va a aceptar”.

“No está bien ser uno de los países controlados por el Fondo. Le van a pedir a Macri mayor ajuste, más recesión, y cambios laborales”, advirtió el legislador, que sin embargo adelantó que todas esas medidas deberán refrendarse en el Congreso, donde la oposición intentará hacer un “control de daños con total racionalidad”.

En línea con las reacciones del resto de los opositores, Solá alertó que a través del acuerdo, el país logrará “salir del default” pero a cambio creará con el organismo financiero “un vínculo del que es difícil salir”.

“Van a exigir una ley laboral parecida a la brasilera y le vamos a decir que no. ¿Cómo vamos a perder totalmente las conquistas?”, manifestó el diputado en diálogo con Radio Cooperativa.

Solá explicó que se “deberá consensuar obligatoriamente por una cuestión de patriotismo”, dejando de lado las diferencias políticas. “No nos vamos a cerrar porque para nosotros no se trata de ‘cuanto peor, mejor”, pero va a tener que pasar por el Congreso porque ahí vamos a hacer un control de daños con la mayor racionabilidad posible”, amplió.

En ese sentido, advirtió que Macri y su equipo económico se deberán enfrentar con la tensión entre “lo que el Fondo pide y lo que él puede o no hacer”.

“Lo que le importa al Fondo es el vínculo, tenerte controlado. Y eso es una pésima situación internacional. A Ucrania le exigieron que cortara el presupuesto para las universidades nacionales”, insistió Solá, quien dejó en claro que los pedidos del FMI deberán pasar por el Congreso porque “el gobierno no tiene mucho margen para recortar por fuera.

Comentá y expresate