miércoles 29 de mayo de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Un avión tuvo que aterrizar de emergencia por un insólito olor

Una mujer aseguró que "el olor era como a medias sucias". Varios pasajeros tuvieron náuseas, vomitos y hasta uno se desmayó por un fuerte olor durante el vuelo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El vuelo 779 de la aerolínea low cost estadounidense Spirit Airlines, que volaba desde la ciudad de Nueva York a Fort Lauderdale, tuvo que ser desviado y aterrizar de emergencia en el aeropuerto de la ciudad de Myrtle Beach, en Carolina del Norte, por una razón realmente insólita: "olor a pata".

Los pasajeros fueron quienes obligaron al piloto a aterrizar porque varios de ellos tuvieron náuseas, vomitos y hasta uno se desmayó por un fuerte olor durante el vuelo. "Unas doce personas fueron revisadas en tierra por médicos que determinaron que podrían continuar con el viaje sin peligro", indicó el vocero de la compañia, Derek Dombrowsky, a la agencia dpa.

Spirit Airlines envió otro avión para recoger a los 220 pasajeros y la tripulación y llevarlos a su destino final, Nueva York.

La primera hipótesis de las autoridades fue que el incidente del viernes pasado había sido provocado por una sustancia química, pero al inspeccionar la aeronave no encontraron ningún elemento extraño. "La fuente del olor está siendo investigada por la aerolínea y las autoridades aeronáuticas", aseguró Dombrowsky.

"Olía como si hubiesen abierto una llave de gas de cocina", dijo a la cadena ABC Steven Costello, uno de los pasajeros. Otra mujer, en cambio, aseguró que "el olor era como a medias sucias". "Se nos revolvió el estómago y vivimos minutos de angustia porque no sabíamos qué era", agregó.

El incidente recordó el caso de junio pasado donde un avión de la empresa Transavia Airlines, con destino a Amsterdam, tuvo que aterrizar de emergencia por el olor de un pasajero. La experiencia fue tal, que el resto del pasaje terminó con vómitos y descomposturas por haber compartido el habitáculo a miles de metros de altura. Días después, el pasajero, Andrey Suchilin, falleció por una necrosis tisual, enfermedad que habría sido la causa de su mal olor.

Fuente: La Nación

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar