lunes 23 de enero de 2023
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Para ahorrar energía

Ola de calor: 11 tips para enfriar la casa sin aire acondicionado

El calor ya se instaló en la región. Y más allá de algún alivio eventual, las temperaturas se mantendrán altas. En esta nota, recomendaciones para mantener tu casa lo más refrigerada posible, sin encender el aire acondicionado. 

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La llegada de las altas temperaturas vienen en general de un aumento del consumo de la energía eléctrica. Especialmente al llegar la noche y no poder conciliar el sueño, surge la necesidad de saber cómo refrescar la casa en verano, especialmente cuando el calor aprieta.

Si tenés un aire acondicionado, el tema parece solucionado, pero hay que recordar que climatizar no es barato. Por eso, te ofrecemos una serie de consejos y trucos efectivos para restar grados a la temperatura de tu hogar, logrando un ambiente mucho más agradable.

Baja las persianas y corre las cortinas

El primer paso para enfriar la casa sin aire acondicionado es evitar que entren los rayos del sol y, con ellos, el calor. Si desde primera hora los rayos del sol inciden directamente en los cristales de las ventanas y balcones, la temperatura del interior de la casa irá subiendo progresivamente, de manera que será un 'horno' cuando llegue la noche. Por ello, es muy aconsejable bajar las persianas o, si necesitamos luz, correr las cortinas.

Cerrá las ventanas a mediodía

El aire de la casa debe renovarse cada mañana, cuando suele haber una temperatura más fresca. Por ello, es recomendable ventilar unos minutos cada habitación para aprovechar el aire fresco, cuidando, además, nuestra salud. Sin embargo, a media mañana el sol empieza a brillar con fuerza y el aire se vuelve cada vez más cálido. Por ello, es preferible volver a cerrar ventanas hasta el anochecer.

Cuando llega la noche, las temperaturas siempre descienden, aunque sea mínimamente, por lo que puedes volver a abrir las ventanas y puertas. Por supuesto, si hay ráfagas de aire caliente y la temperatura de la casa es más fría que en el exterior, mantené las ventanas cerradas todo el tiempo posible, aunque sea de noche.

Creá corrientes de aire

Uno de los métodos más eficaces y sencillos para mantener fresca la casa en verano es abrir las ventanas por la noche. Además, lo más recomendable es abrir dos ventanas contrapuestas, de manera que consigas crear una corriente de aire. Si el aire pasa por un pasillo o un lugar estrecho es aún mejor, ya que se irá enfriando debido al 'efecto túnel'. Así conseguirás enfriar la casa de forma natural.

Eliminá o sustituye textiles

Cuando hace mucho calor, debés tomar una serie de medidas para adaptar tu hogar al calor. Una buena manera de bajar la temperatura de una casa es sustituyendo el tipo de textil o, incluso, sacándolo de la habitación. Durante el invierno, algunos tipos de telas hacen que cualquier habitación resulte más acogedora. Sin embargo, en verano sucede lo contrario: hacen que el calor se concentre en la estancia. Sacá las alfombras y las cortinas gruesas que no te resulten imprescindibles. Si no puedes quitar las cortinas porque te protegen del sol, un pequeño truco es rociarlas con agua cada cierto tiempo. Así, con ayuda de un vaporizador, lograrás enfriar la habitación donde están colocadas.

Además, es muy buena idea cambiar el acolchado de la cama por una frazada ligera o cubrir el sofá con una funda liviana de tonos claros. Es uno de los mejores consejos para dormir cuando hace calor. Si quieres saber más, echa un vistazo a este otro artículo con vídeo sobre Trucos para dormir fresco en verano.

Mojá el suelo

Aunque el suelo de tu casa esté bien limpio, durante el verano siempre es bueno tener un cubo con agua bien fría para pasar el trapo antes de pasar tiempo en una habitación, por ejemplo, en el dormitorio antes de dormir. El agua tomará el calor del suelo para evaporarse, logrando que se refresque. Así, bajará la temperatura levemente, pero de manera inmediata.

Poné hielo delante del ventilador

Recurrir al ventilador cuando el calor aprieta en casa es una de las mejores alternativas al aire acondicionado. Sin embargo, debes saber que este aparato no refresca por sí mismo, sino que, simplemente, mueve el aire de la habitación. Si quieres saber cómo enfriar una habitación de manera eficaz, coloca un recipiente con hielo y sal gruesa delante del ventilador, siempre a una distancia prudente. Con este gesto tan simple, conseguirás que el aire que mueve el ventilador ‘pase’ entre en contacto con el hielo y se enfríe levemente, logrando refrescar la estancia.

Añadí plantas

Si te preguntás cómo refrescar la casa en verano, debes conocer uno de los trucos más agradables: las plantas. Estos seres vivos no solo sirven para decorar y alegrar cualquier rincón, sino que también pueden ayudarte a enfriar la casa sin tener aire acondicionado. Por ello, una terraza o balcón con plantas siempre está más fresco que una sin plantas. Las plantas de interior, especialmente las de hojas grandes, refrescan de manera natural tu hogar, sobre todo si las riegas al caer la noche.

Conectá las habitaciones frías y cálidas

Como hemos dicho, abrir dos ventanas para hacer corriente y crear un pasillo de aire en movimiento es una de las mejores maneras de enfriar la casa sin aire acondicionado. De la misma manera, puedes abrir puertas estratégicas de la casa para ‘jugar’ con las distintas temperaturas que pueda haber en cada habitación, sobre todo en viviendas grandes.

Si vivís en una casa con planta alta, probablemente ese sea el lugar más caluroso de toda la vivienda. Si también tienes un sótano, seguramente esté mucho más fresco que cualquier otro lugar. Para conseguir enfriar la casa, solo tienes que abrir puertas para crear una corriente de aire. La temperatura más cálida y la más fresca se mezclarán, consiguiendo una casa menos calurosa en su conjunto.

Apagá los electrodomésticos

Cualquier electrodoméstico en funcionamiento se calienta y emite calor. Por ello, si quieres enfriar la casa sin aire acondicionado, debes limitar su uso siempre que sea posible. En algunos casos, como con la heladera, no podrás hacerlo, pero en otros sí.

No dejes la tele encendida en el salón si nadie la está viendo y procurá hacer recetas veraniegas, que no requieran horno ni demasiado tiempo de cocción. Acuérdate, también, de apagar los ordenadores y otros equipos electrónicos cuando no los estés utilizando. Si logras frenar la emisión de calor de todos estos equipos, conseguirás refrescar la casa sin aire acondicionado.

Apagá las luces

Mantener apagadas las luces de casa no solo sirve para ahorrar en la factura de la luz, sino también para bajar la temperatura. No mantengas las luces encendidas cuando sean innecesarias, especialmente si son focos halógenos, ya que se calientan mucho y pasan este calor acumulado al aire de la vivienda, contribuyendo de manera importante a calentar el interior de nuestro hogar.

Colocá recipientes con agua

Debido a su simpleza, puede parecer increíble, pero el truco de dejar agua repartida por la casa resulta bastante efectivo a la hora de enfriar la casa sin aire acondicionado. Para ello, solo tienes que colocar unos cuencos con agua y hielo de manera estratégica, bien en las esquinas o bajo las ventanas, por donde se cuela el aire caliente. Pruébalo, porque este consejo junto a los anteriores te vendrán muy bien a la hora de refrescar el ambiente de tu hogar.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar