miércoles 28 de septiembre de 2022
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Malvinas

Malvinas: el recuerdo de un entrerriano del último día de batalla

"El nerviosismo, los gritos, la adrenalina a mil, muchas sensaciones juntas", recordó sobre Malvinas un héroe de Entre Ríos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de junio de 2022 - 10:14

El 14 de Junio fue el día de la rendición de las fuerzas argentinas ante los Británicos en el conflicto del Atlántico Sur que duró 74 días. Pedro Vergara en una charla con Ahora ElDía rememoró la última jornada del conflicto en Malvinas. Señaló que se estaban preparando para contraatacar con lo que tenían, cuando llegó la orden de rendición por parte del General Menéndez.

Las imágenes permanecen nítidas, los recuerdos siempre están, más un 14 de junio, que nos lleva a la misma fecha, pero del año 1982. Al igual que las unidades del Ejército, los infantes estuvieron 74 días en suelo malvinense. Fueron protagonistas de feroces combates, y los últimos en deponer las armas, antes de caer en manos de los británicos.

Pedro Vergara, junto a otros dos entrerrianos (Oscar Pérez y Osvaldo Frávega) integró el Batallón 5 de Infantería de Marina, en el conflicto del Atlántico Sur. Vergara en diálogo con Ahora ElDía mencionó que “sin cerrar los ojos veo todo como si fuese una película”.

“El nerviosismo, los gritos, la adrenalina a mil, muchas sensaciones juntas. La noche anterior sentíamos el ataque ingles a dos kilómetros de Sapper Hill, la última altura, que era donde nos encontrábamos. Nuestros compañeros que estaban en primera línea habían resistido el avance británico, y uno esperaba el momento de entrar en combate”, recordó.

“El que diga que no sentía temor, miente. El 14 fue un día nublado y con temperaturas muy bajas. Temprano, los ingleses comenzaron a bombardear con sus buques, a lo que se sumó el fuego de artillería en tierra y la incursión de aviones que buscaban neutralizar un cañón Sofman, calibre 155mm L33 Modelo 1977, del Ejército Argentino, que les estaba haciendo mucho daño por el calibre y el alcance”, indicó Pedro.

A las 10 de la mañana llegó la orden del comandante Capitán de Fragata Carlos Robacio, para agrupar a todo el BIM 5 en Sapper Hill y contraatacar con la misión de recuperar las alturas perdidas. “Pasaron a mi lado Otero y Castillo, ambos entrerrianos, y me dijeron ‘vamos, vamos que mataron a Monzón’ (un compañero nuestro). Todo esto pasaba en un escenario de conflicto. A las 11 el Gobernador Menéndez había firmado la rendición, sin embargo nuestro comandante, que siempre estuvo en primera línea, no acató la orden y se preparaba para contraatacar”, rememoró.

“Había que defender la altura y nos ordenaron preparar munición para un día de combate y reconquistar las posiciones perdidas, mientras observábamos el despliegue de dos batallones enemigos. La idea era seguir en la isla y combatir hasta lo último. Luego aparecieron tres helicópteros, dos de ellos transportando tropas. El cabo segundo Daniel Benítez, que tenía colocada una granada Paf en el Fusil (Fal 7,62mm), derribó uno de ellos, mientras soportábamos fuego naval, artillería de campaña y bombardeo de aviación”, continuó el veterano de guerra, con la claridad que el tiempo no ha podido borrar.

“En ese momento le pedí a Dios morir en Malvinas o volver bien, no regresar mutilado y ser una carga para la familia”, confió.

Cuando llegó la orden de repliegue, con un solo cargador (20 proyectiles) salió de la posición sin ver a sus compañeros. Al momento de replegarse sintió el ruido del motor de un helicóptero británico a sus espaldas, por lo que junto a otro compañero rezagado emprendió la caminata, con el fuego enemigo a los pies. “Una de las balas pasó por entre nosotros y mi compañero cayó. Cuando lo levanté me dijo ‘solo me caí Chamigo’. Fuimos los dos últimos en bajar y reencontrarnos con la compañía para ingresar a Puerto Argentino formados con nuestros cascos y fusiles. Cuando pasamos por la casa del gobernador y por el Hospital observamos, con mucho dolor, que en el mástil estaba la bandera inglesa, lo que me provocó mucha angustia”, contó.

Vergara nunca más volvió a Malvinas: “Regresar con un pasaporte a las islas es algo que no puedo hacer, porque sería reconocer que son inglesas. El territorio es nuestro, es de Argentina, no podemos ingresar como si fuésemos de otro país”, concluyó.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar