martes 22 de noviembre de 2022
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
feriado

Feriado en Entre Ríos: se celebra San Miguel Arcángel

Este jueves no hay actividades en el ámbito público y es opcional en el sector privado por el Día de San Miguel Arcángel.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Este jueves 29 de septiembre es feriado en Entre Ríos. Por lo tanto, no hay clases, se suspenden las actividades en el ámbito público y es optativo para los privados. Esta fecha fue declarada feriado provincial por celebrarse el día de San Miguel Arcángel, el santo patrono de Entre Ríos.

Desde 1993, por decreto provincial 4.359 del Ministerio de Gobierno, Justicia y Educación, se estableció como "feriado permanente" a cada 29 de septiembre se celebra la Festividad del Santo Patrono de la Provincia San Miguel Arcángel. Allí se explica que "resulta procedente facilitar la concurrencia de los fieles a los distintos actos a realizarse dicho día".

En relación a las disposiciones, no hay clases ni actividad en la administración pública. En tanto, se indica en el decreto que es "optativo para el comercio y la industria".

¿Por qué San Miguel Arcángel es Patrono de Entre Ríos?

En 1825 San Miguel Arcángel fue elegido como patrono de Entre Ríos, a partir de la elección realizada en la plaza de Paraná para definir el patronazgo de la ciudad, entre Nuestra Señora del Rosario y San Miguel. La virgen del Rosario resultó la elegida como patrona de Paraná, y se resolvió que San Miguel lo fuera de Entre Ríos.

¿Quién es San Miguel Arcángel?

San Miguel es uno de los siete arcángeles y está entre los tres cuyos nombres aparecen en la Biblia. Los otros dos son Gabriel y Rafael. La Santa Iglesia da a San Miguel el más alto lugar entre los arcángeles y le llama "Príncipe de los espíritus celestiales", "jefe o cabeza de la milicia celestial". Ya desde el Antiguo Testamento aparece como el gran defensor del pueblo de Dios contra el demonio y su poderosa defensa continúa en el Nuevo Testamento.

Muy apropiadamente, es representado en el arte como el ángel guerrero, el conquistador de Lucifer, poniendo su talón sobre la cabeza del enemigo infernal, amenazándole con su espada, traspasándolo con su lanza, o presto para encadenarlo para siempre en el abismo del infierno.

La cristiandad desde la Iglesia primitiva venera a San Miguel como el ángel que derrotó a Satanás y sus seguidores y los echó del cielo con su espada de fuego.

Es tradicionalmente reconocido como el guardián de los ejércitos cristianos contra los enemigos de la Iglesia y como protector de los cristianos contra los poderes diabólicos, especialmente a la hora de la muerte.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar